El futuro de Idaho nos pertenece
a todos.

Educación para nuestro futuro

Como madre, he vivido en primera persona los defectos y las virtudes del sistema educativo de Idaho. Como mujer de negocios, entiendo que invertir en la educación es invertir en el beneficio propio de Idaho. Los Estados con un sistema educativo fuerte tienen éxito económicamente, y no es ningún secreto que el sistema educativo de nuestro Estado es inadecuado. En el informe nacional de Education Week de este año, Idaho recibió una D+ en cuanto a calidad en la educación.Considero que si invertimos e innovamos más en nuestra educaciόn pública, reforzaremos la economía de Idaho y apoyaremos las áreas rurales con dificultades.

Podemos mejorar el financiamiento de las escuelas públicas, reestructurándolo de manera más astuta y eficiente. Podemos ahorrarle costes innecesarios a nuestro Estado, como por ejemplo los conflictos legales que son caros e innecesarios, los contratos costosos para alojar presos idahoneses en otros Estados, y los vacíos legales que permiten a las grandes corporaciones evadir impuestos. De esta manera, tendremos más fondos disponibles para nuestros estudiantes.

 

Guardería universal

Mi prioridad es invertir en un programa de guardería universal disponible para los niños en todo el Estado, donde esos dólares que rescatemos para la educación serán de gran beneficio para nuestros estudiantes. Estudios acerca del desarrollo infantil demuestran que los niños aprenden más y mejor entre 0 y 5 años de edad. El sistema de guarderías públicas preparará a los niños de Idaho para entrar en la escuela primaria con un cierto dominio del lenguaje y con aptitudes sociales, asegurando un nivel más alto de equidad en el ambiente escolar y fomentando un aprendizaje continuo.

 

Salario justo para los maestros

Los maestros de Idaho son el corazόn de nuestro sistema educativo, y debemos tratarlos como el órgano vital que son. Si no priorizamos que los maestros tengan un salario justo, nuestras escuelas públicas no tendrán pilares que las sostengan. Para permanecer competitivo y atraer y conservar los mejores maestros, Idaho necesita pagar a sus maestros salarios similares a los de nuestros estados vecinos. Durante la última sesión legislativa, ayudé a introducir una propuesta de ley que perdone las deudas de sus préstamos estudiantiles si trabajan en una de nuestras escuelas rurales. Programas incentivos como este ayudan a igualar la educación de todo el Estado.

 

Educación superior asequible

Muchas familias tienen dificultades para poder pagar la matrícula de la universidad en Idaho. Cuando sea gobernadora, ayudaré a reducir la carga financiera de la educación invirtiendo en cursos de formación profesional para los estudiantes de instituto, especialmente en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, campos que crearon 7,000 nuevos puestos de trabajo el pasado año. También dedicaré más fondos para la clases de nivel avanzado (Advanced Placement) y de doble crédito en los institutos, para que los estudiantes puedan empezar la universidad con una posición ventajosa y completar sus carreras en menos tiempo y a un coste más bajo para ellos y para sus familias. De la misma manera, la oportunidad de tener una educación digital, como clases online para obtener créditos universitarios, también puede ayudar a obtener una educación superior más asequible. Como gobernadora, me haré cargo de expandir estas oportunidades para asegurarnos de que cada persona en Idaho tenga los medios para competir en la economía estadounidense del futuro.

Sanidad pública para todos

En Idaho, estamos comprometidos a cuidar los unos de los otros, a pesar de nuestras diferencias y/o circunstancias. Por eso, creo firmemente que una sanidad asequible y accesible es un derecho humano fundamental. Durante demasiado tiempo, muchos idahoneses no han tenido acceso suficiente a la asistencia médica que necesitaban.

 

Expansión de Medicaid

La primera parte de la solución es proporcionar los fondos necesarios a los servicios de atención médica. Actualmente, 62,000 idahoneses se encuentran en un limbo sanitario, ya que no cumplen los requisitos para Medicaid y tampoco pueden pagar su propio seguro médico. Por lo tanto, cuando sea gobernadora, apoyaré la expansión de Medicaid para proporcionar a todos los idahoneses los cuidados primarios y el seguro que se merecen. De este modo, Idaho y nuestros condados locales ahorrarán $34 millones al año, evitando los costes médicos de los pacientes sin seguro que podremos reinvertir en nuestros hospitales y comunidades locales.

 

La construcción de una Escuela de Medicina

La segunda parte de la solución es incrementar el número de profesiones médicas en Idaho, incluyendo doctores, enfermeras, médicos asociados y farmacéuticos. Tenemos muy pocos doctores y nuestras instalaciones son insuficientes a la hora de servir nuestra población. Una situación tan crítica y urgente como ésta requiere una solución radical y un fuerte liderazgo: Idaho se merece su propia Escuela de Medicina pública. Los datos de desarrollo económico de la AAMC (Asociación de Facultades de Medicina de Estados Unidos) apuntan que cada escuela de medicina establecida en un Estado genera mil millones de dólares en impacto económico en ese mismo Estado. En Idaho, tenemos tres centros de investigación destacados (University of Idaho, Boise State University, y Idaho State University) y tenemos los recursos para seguir el modelo de nuestro Estado vecino, donde dos universidades públicas fundaron un programa universitario de medicina conjunto. Como gobernadora, trabajaré con los presidentes de nuestras tres mayores instituciones de investigación para establecer una Escuela de Medicina inter-profesional y basada en la comunidad, que reclutará estudiantes de Idaho, los formará como profesionales médicos, y serán contratados en centros sanitarios en la comunidad de Idaho.

La conservación y protección de nuestra tierra

En Idaho, nuestra tierra es no solo nuestro patrimonio, sino también nuestro sustento. Representa un recurso muy preciado para el Estado, y debería ser compartido entre todos, en lugar de ser subastado entre personas adineradas y grandes corporaciones en busca de su propio beneficio. Como recurso, nuestra tierra debe ser protegida y preservada para los generaciones futuras de Idaho.

 

Terrenos públicos en manos del público

Como gobernadora, me aseguraré de que todos los terrenos públicos permanecen en manos de los ciudadanos de Idaho, para que podamos seguir usandolos y disfrutando de ellos. Como miembro de la Junta Territorial de Idaho, he apoyado durante mucho tiempo el Good Neighbor Authority Agreement (el Acuerdo de la Autoridad del Buen Vecino), que permite a Idaho gestionar sus terrenos públicos junto al Servicio Forestal de los Estados Unidos para proveer un acceso continuo a los ciudadanos y mientras cuidamos de la naturaleza.

 

Conservación y limpieza

No solo se trata del mero acceso a nuestra tierra. El medio ambiente de Idaho se está degradando debido a su uso y abuso excesivo, lo cual pone en peligro nuestra salud y nuestro desarrollo económico. Idaho tiene cuatro de los diez distritos más contaminados en Estados Unidos. Cada día que pasa sin que nuestros líderes tomen medidas para limpiar tal contaminación y sin que ejecuten las leyes existentes en contra de la contaminación del aire y del agua, ponen en peligro el crecimiento y el aprendizaje de nuestros hijos.

 

La lucha contra el cambio climático

Creo en la ciencia: el cambio climático es real, y en Idaho, es uno de los retos medioambientales y económicos más grandes. La frecuencia y la intensidad de las sequías, los incendios y las inundaciones no dejan de crecer, y eso está afectando al corazón de nuestras industrias más productivas: la agricultura, la madera y el turismo. Como gobernadora, lucharé para que Idaho se posicione como líder del desarrollo de soluciones para combatir el cambio climático. Nos haremos responsables de la protección de nuestro medio ambiente mientras nos aseguramos de que Idaho esté en posición de prosperar en el sector de la energía renovable y la sostenibilidad.

Un Idaho próspero

Es un hecho evidente que la economía de Idaho está sufriendo. A los negocios locales les cuesta mantener las puertas abiertas y muchos trabajadores no pueden sustentar a sus familia con sus salarios a jornada completa. Estas realidades económicas afectan sobre todo a las áreas rurales. Como gobernadora, revitalizaré nuestra economía en cada parte del Estado, invirtiendo en la innovación y expandiendo las oportunidades, especialmente en las áreas rurales.

 

Un salario decente

Los ciudadanos de Idaho que trabajan a jornada completa viven en la pobreza. Idaho tiene no solo el salario más bajo de la parte oeste del país, sino también el número más alto de trabajadores con un salario mínimo. Como gobernadora, estudiaré todas las oportunidades para aumentar el salario mínimo, incluyendo la indización, como ya hacen otros quince Estados. Trabajaré con la Legislatura Estatal de Idaho colaborando con la comunidad empresarial para elaborar un plan y empezar a aumentar el salario mínimo en incrementos razonables, una iniciativa que otras ciudades y Estados han llevado a cabo satisfactoriamente por todo el país.

 

Innovación

En Idaho, valoramos la autosuficiencia, y tenemos un legado de energía renovable local: el capitolio de nuestro Estado en Boise es el único en todo el país climatizado con agua geotérmica, un recurso que afortunadamente tenemos en abundancia aquí en Idaho. La tecnología de la energía renovable es uno de los sectores con el crecimiento más rápido en el mundo, y el campo de la energía solar en particular está creando empleos diecisiete veces más rápido que el resto de la economía estadounidense. Somos afortunados de vivir en un Estado con los recursos y el talento capaces de competir en lo más puntero de la energía renovable. Como gobernadora, invertiré en la expansión y el desarrollo de nuestros recursos locales: la energía eólica, la solar, la geotérmica y la biomasa.

Además, quiero expandir el sector de la informática invirtiendo en la educación en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas en los institutos, para que nuestro Estado tenga una mano de obra que haga florecer la industria tecnológica. También voy a ayudar a fomentar las asociaciones públicas y privadas entre nuestra universidades, compañías tecnológicas y el Laboratorio Nacional de Idaho para expandir las oportunidades laborales para los estudiantes de Idaho en el sector de la informática.

Como gobernadora, voy a promover la investigación y el desarrollo de tecnologías avanzadas en las industrias de la agricultura y la madera, lo cual reducirá costes y aumentará la sostenibilidad. Lucharé para importar prácticas innovadoras a nuestro Estado, como por ejemplo la madera contralaminada, un material de construcción sostenible, fomentaré una política que mire hacia el futuro, estableciendo una legislación que permita a rancheros y granjeros aumentar sus ganancias, desarrollando productos en los campos de la agricultura y la energía.

 

Turismo

Para estimular la actividad económica en las áreas rurales, tenemos que aprovechar el potencial de Idaho en su totalidad, ya que nuestra industria turística tiene un valor de $3.4 mil millones y los líderes de nuestro Estado han fracasado a la hora de sacarle partido. Si implementamos una campaña de marketing estratégica por todo el Estado, podemos atraer muchos más visitantes para que disfruten de nuestros productos locales, los ríos emblemáticos, y la naturaleza tan increíble en las áreas rurales. Como gobernadora, propondré un plan para implementar un sistema de transporte rural por todo el Estado que una las áreas rurales con las urbanas para optimizar las oportunidades turísticas en las pequeñas comunidades.

 

Internet para todos

Idaho sufre una división a nivel digital. Si bien gran parte de Idaho tiene internet de banda ancha, un 21% de nuestro Estado sigue en desventaja y no tiene conexión suficiente. Como gobernadora, trabajaré para expandir la conexión de banda ancha hasta esas áreas desfavorecidas. Mientras un 83% de la población en las tierras tribales sufre ese problema, la comunidad tribal con la mejor conectividad es la Tribu de Coeur d’Alene, mi tribu. Formaba parte del Consejo Tribal de Coeur d’Alene cuando construyeron una red inalámbrica y fibra por toda la reserva, así que sé lo que conlleva expandir la conexión a internet hasta las comunidades rurales para que estén al mismo nivel y puedan prosperar en la economía moderna.

Las Prioridades de Paulette

Educación para nuestro futuro

Como madre, he vivido en primera persona los defectos y las virtudes del sistema educativo de Idaho. Como mujer de negocios, entiendo que invertir en la educación es invertir en el beneficio propio de Idaho. Los Estados con un sistema educativo fuerte tienen éxito económicamente, y no es ningún secreto que el sistema educativo de nuestro Estado es inadecuado. En el informe nacional de Education Week de este año,  Idaho recibió una D+ en cuanto a calidad en la educación.. Considero que si invertimos e innovamos más en nuestra educaciόn pública, reforzaremos la economía de Idaho y apoyaremos las áreas rurales con dificultades.

Podemos mejorar el financiamiento de las escuelas públicas, reestructurándolo de manera más astuta y eficiente. Podemos ahorrarle costes innecesarios a nuestro Estado, como por ejemplo los conflictos legales que son caros e innecesarios, los contratos costosos para alojar presos idahoneses en otros Estados, y los vacíos legales que permiten a las grandes corporaciones evadir impuestos. De esta manera, tendremos más fondos disponibles para nuestros estudiantes.

 

Guardería universal

Mi prioridad es invertir en un programa de guardería universal disponible para los niños en todo el Estado, donde esos dólares que rescatemos para la educación serán de gran beneficio para nuestros estudiantes. Estudios acerca del desarrollo infantil demuestran que los niños aprenden más y mejor entre 0 y 5 años de edad. El sistema de guarderías públicas preparará a los niños de Idaho para entrar en la escuela primaria con un cierto dominio del lenguaje y con aptitudes sociales, asegurando un nivel más alto de equidad en el ambiente escolar y fomentando un aprendizaje continuo.

 

Salario justo para los maestros

Los maestros de Idaho son el corazόn de nuestro sistema educativo, y debemos tratarlos como el órgano vital que son. Si no priorizamos que los maestros tengan un salario justo, nuestras escuelas públicas no tendrán pilares que las sostengan. Para permanecer competitivo y atraer y conservar los mejores maestros, Idaho necesita pagar a sus maestros salarios similares a los de nuestros estados vecinos. Durante la última sesión legislativa, ayudé a introducir una propuesta de ley que perdone las deudas de sus préstamos estudiantiles si trabajan en una de nuestras escuelas rurales. Programas incentivos como este ayudan a igualar la educación de todo el Estado.

 

Educación superior asequible

Muchas familias tienen dificultades para poder pagar la matrícula de la universidad en Idaho. Cuando sea gobernadora, ayudaré a reducir la carga financiera de la educación invirtiendo en cursos de formación profesional para los estudiantes de instituto, especialmente en las áreas de ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas, campos que crearon 7,000 nuevos puestos de trabajo el pasado año. También dedicaré más fondos para la clases de nivel avanzado (Advanced Placement) y de doble crédito en los institutos, para que los estudiantes puedan empezar la universidad con una posición ventajosa y completar sus carreras en menos tiempo y a un coste más bajo para ellos y para sus familias. De la misma manera, la oportunidad de tener una educación digital, como clases online para obtener créditos universitarios, también puede ayudar a obtener una educación superior más asequible. Como gobernadora, me haré cargo de expandir estas oportunidades para asegurarnos de que cada persona en Idaho tenga los medios para competir en la economía estadounidense del futuro.

Sanidad pública para todos

En Idaho, estamos comprometidos a cuidar los unos de los otros, a pesar de nuestras diferencias y/o circunstancias. Por eso, creo firmemente que una sanidad asequible y accesible es un derecho humano fundamental. Durante demasiado tiempo, muchos idahoneses no han tenido acceso suficiente a la asistencia médica que necesitaban.

 

Expansión de Medicaid

La primera parte de la solución es proporcionar los fondos necesarios a los servicios de atención médica. Actualmente, 62,000 idahoneses se encuentran en un limbo sanitario, ya que no cumplen los requisitos para Medicaid y tampoco pueden pagar su propio seguro médico. Por lo tanto, cuando sea gobernadora, apoyaré la expansión de Medicaid para proporcionar a todos los idahoneses los cuidados primarios y el seguro que se merecen. De este modo, Idaho y nuestros condados locales ahorrarán $34 millones al año, evitando los costes médicos de los pacientes sin seguro que podremos reinvertir en nuestros hospitales y comunidades locales.

 

La construcción de una Escuela de Medicina

La segunda parte de la solución es incrementar el número de profesiones médicas en Idaho, incluyendo doctores, enfermeras, médicos asociados y farmacéuticos. Tenemos muy pocos doctores y nuestras instalaciones son insuficientes a la hora de servir nuestra población. Una situación tan crítica y urgente como ésta requiere una solución radical y un fuerte liderazgo: Idaho se merece su propia Escuela de Medicina pública. Los datos de desarrollo económico de la AAMC (Asociación de Facultades de Medicina de Estados Unidos) apuntan que cada escuela de medicina establecida en un Estado genera mil millones de dólares en impacto económico en ese mismo Estado. En Idaho, tenemos tres centros de investigación destacados (University of Idaho, Boise State University, y Idaho State University) y tenemos los recursos para seguir el modelo de nuestro Estado vecino, donde dos universidades públicas fundaron un programa universitario de medicina conjunto. Como gobernadora, trabajaré con los presidentes de nuestras tres mayores instituciones de investigación para establecer una Escuela de Medicina inter-profesional y basada en la comunidad, que reclutará estudiantes de Idaho, los formará como profesionales médicos, y serán contratados en centros sanitarios en la comunidad de Idaho.

La conservación y protección de nuestra tierra

En Idaho, nuestra tierra es no solo nuestro patrimonio, sino también nuestro sustento. Representa un recurso muy preciado para el Estado, y debería ser compartido entre todos, en lugar de ser subastado entre personas adineradas y grandes corporaciones en busca de su propio beneficio. Como recurso, nuestra tierra debe ser protegida y preservada para los generaciones futuras de Idaho.

 

Terrenos públicos en manos del público

Como gobernadora, me aseguraré de que todos los terrenos públicos permanecen en manos de los ciudadanos de Idaho, para que podamos seguir usándolos y disfrutando de ellos. Como miembro de la Junta Territorial de Idaho, he apoyado durante mucho tiempo el Good Neighbor Authority Agreement (el Acuerdo de la Autoridad del Buen Vecino), que permite a Idaho gestionar sus terrenos públicos junto al Servicio Forestal de los Estados Unidos para proveer un acceso continuo a los ciudadanos y mientras cuidamos de la naturaleza.

 

Conservación y limpieza

No solo se trata del mero acceso a nuestra tierra. El medio ambiente de Idaho se está degradando debido a su uso y abuso excesivo, lo cual pone en peligro nuestra salud y nuestro desarrollo económico. Idaho tiene cuatro de los diez distritos más contaminados en Estados Unidos. Cada día que pasa sin que nuestros líderes tomen medidas para limpiar tal contaminación y sin que ejecuten las leyes existentes en contra de la contaminación del aire y del agua, ponen en peligro el crecimiento y el aprendizaje de nuestros hijos.

 

La lucha contra el cambio climático

Creo en la ciencia: el cambio climático es real, y en Idaho, es uno de los retos medioambientales y económicos más grandes. La frecuencia y la intensidad de las sequías, los incendios y las inundaciones no dejan de crecer, y eso está afectando al corazón de nuestras industrias más productivas: la agricultura, la madera y el turismo. Como gobernadora, lucharé para que Idaho se posicione como líder del desarrollo de soluciones para combatir el cambio climático. Nos haremos responsables de la protección de nuestro medio ambiente mientras nos aseguramos de que Idaho esté en posición de prosperar en el sector de la energía renovable y la sostenibilidad.

Un Idaho próspero

Es un hecho evidente que la economía de Idaho está sufriendo. A los negocios locales les cuesta mantener las puertas abiertas y muchos trabajadores no pueden sustentar a sus familia con sus salarios a jornada completa. Estas realidades económicas afectan sobre todo a las áreas rurales. Como gobernadora, revitalizaré nuestra economía en cada parte del Estado, invirtiendo en la innovación y expandiendo las oportunidades, especialmente en las áreas rurales.

 

Un salario decente

Los ciudadanos de Idaho que trabajan a jornada completa viven en la pobreza. Idaho tiene no solo el salario más bajo de la parte oeste del país, sino también el número más alto de trabajadores con un salario mínimo. Como gobernadora, estudiaré todas las oportunidades para aumentar el salario mínimo, incluyendo la indización, como ya hacen otros quince Estados. Trabajaré con la Legislatura Estatal de Idaho colaborando con la comunidad empresarial para elaborar un plan y empezar a aumentar el salario mínimo en incrementos razonables, una iniciativa que otras ciudades y Estados han llevado a cabo satisfactoriamente por todo el país.

 

Innovación

En Idaho, valoramos la autosuficiencia, y tenemos un legado de energía renovable local: el capitolio de nuestro Estado en Boise es el único en todo el país climatizado con agua geotérmica, un recurso que afortunadamente tenemos en abundancia aquí en Idaho. La tecnología de la energía renovable es uno de los sectores con el crecimiento más rápido en el mundo, y el campo de la energía solar en particular está creando empleos diecisiete veces más rápido que el resto de la economía estadounidense. Somos afortunados de vivir en un Estado con los recursos y el talento capaces de competir en lo más puntero de la energía renovable. Como gobernadora, invertiré en la expansión y el desarrollo de nuestros recursos locales: la energía eólica, la solar, la geotérmica y la biomasa.

Además, quiero expandir el sector de la informática invirtiendo en la educación en los campos de la ciencia, la tecnología, la ingeniería y las matemáticas en los institutos, para que nuestro Estado tenga una mano de obra que haga florecer la industria tecnológica. También voy a ayudar a fomentar las asociaciones públicas y privadas entre nuestra universidades, compañías tecnológicas y el Laboratorio Nacional de Idaho para expandir las oportunidades laborales para los estudiantes de Idaho en el sector de la informática.

Como gobernadora, voy a promover la investigación y el desarrollo de tecnologías avanzadas en las industrias de la agricultura y la madera, lo cual reducirá costes y aumentará la sostenibilidad. Lucharé para importar prácticas innovadoras a nuestro Estado, como por ejemplo la madera contralaminada, un material de construcción sostenible, fomentaré una política que mire hacia el futuro, estableciendo una legislación que permita a rancheros y granjeros aumentar sus ganancias, desarrollando productos en los campos de la agricultura y la energía.

 

Turismo

Para estimular la actividad económica en las áreas rurales, tenemos que aprovechar el potencial de Idaho en su totalidad, ya que nuestra industria turística tiene un valor de $3.4 mil millones y los líderes de nuestro Estado han fracasado a la hora de sacarle partido. Si implementamos una campaña de marketing estratégica por todo el Estado, podemos atraer muchos más visitantes para que disfruten de nuestros productos locales, los ríos emblemáticos, y la naturaleza tan increíble en las áreas rurales. Como gobernadora, propondré un plan para implementar un sistema de transporte rural por todo el Estado que una las áreas rurales con las urbanas para optimizar las oportunidades turísticas en las pequeñas comunidades.

 

Internet para todos

Idaho sufre una división a nivel digital. Si bien gran parte de Idaho tiene internet de banda ancha, un 21% de nuestro Estado sigue en desventaja y no tiene conexión suficiente. Como gobernadora, trabajaré para expandir la conexión de banda ancha hasta esas áreas desfavorecidas. Mientras un 83% de la población en las tierras tribales sufre ese problema, la comunidad tribal con la mejor conectividad es la Tribu de Coeur d’Alene, mi tribu. Formaba parte del Consejo Tribal de Coeur d’Alene cuando construyeron una red inalámbrica y fibra por toda la reserva, así que sé lo que conlleva expandir la conexión a internet hasta las comunidades rurales para que estén al mismo nivel y puedan prosperar en la economía moderna.